lunes, 23 de enero de 2012

RETROspectiva: Rollins Band - "Shame" (1997)



A la par de conjuntos como Helmet y Quicksand, la Rollins Band: revancha musical del infatigable Henry Rollins en los '90, fueron instauraradores de aquel subgénero que varios años más tarde rotularían bajo el paraguas de post-hardcore. Es mi humilde opinión, sin embargo, que todas las etiquetas acuñadas por la industria musical en aquella vasta década (comenzando por el grunge) no fueron más que arbitrarias cuñas para ganarse a las rentables audiencias "alternativas" de la década y en el caso de las tres bandas citadas, simplemente estamos ante nuevas fórmulas de rock pesado, tan fiduciarias de Black Sabbath como de Metallica o de los mismísimos Black Flag, aunque destiladas de todo esbozo de virtuosismo e imaginería del género tradicional, para adoptar en su lugar los cánones de la música independiente.

Por fortuna la maquinaria comercial no fue capaz de fagocitar a Black Flag en los años '80, pese a ello grandes conjuntos la década posterior (tales como Kyuss, Nirvana, Soundgarden, Melvins, Faith No More, Dinosaur Jr., Corrosion Of Conformity, Fu Manchu, etcétera) citaron más de alguna vez a los californianos como entrañable influencia. Inclúso miembros de la vieja guardia del punk rock, como Iggy Pop, Wayne Kramer (MC5) y Marky Ramone han hecho patente su admiración y puntualizado los cuantiosos aportes de Henry Rollins al rock. Y es que sin duda, desde Black Flag en adelante podemos hablar de una sincronía perfecta entre el punk y el metal, un ensamble entre la acrimonia de The Stooges y las viciadas atmósferas de Black Sabbath a lo que debe sumarse además la ácida, libertaria y hasta poética composición de Rollins, influenciado en gran parte por las emblemáticas figuras de Jim Morrison y Phil Lynott, matizando sus ideas políticas radicales con un activismo fuerte y una férrea oposición a la maquiavélica elaboración que es la política exterior norteamericana.

En 1987, al año siguiente de concluír su historia con Black Flag, H. Rollins recluta a los músicos sesionistas Chris Haskett (guitarrista), Andrew Weiss (bajista) y Sim Cain (baterista) para dar vida a la Rollins Band, proyecto más a la medida de los nuevos objetivos musicales de Rollins y que se sumará tempranamente en los '90 al avasallante tren del rock alternativo que los mismos Black Flag ayudaron a forjar. Perseverando la mezcla de metal, punk/hardcore y matices de jazz, la Rollins Band logró publicar siete discos de estudio, igual cantidad de registros en vivo y varios EP's, singles y demos. En 1994 lanzaron Weight, su placa más exitosa y en la que destaca el clásico de siete minutos: "Liar", dos años más tarde concluiría la formación tradicional (reemplazada en 1998 por el power trío Mother Superior) tras el lanzamiento de Come in and Burn, el mejor disco de la banda -en opinión de este humilde servidor- y en el que figura como primer track "Shame", temazo elegido para esta RETROspectiva.

Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive