lunes, 16 de enero de 2012

RETROspectiva: WEICHAFE - "Tierra Oscura del Sol" (2000)



En una perspectiva coincidente a la de muchos amantes del "rock b" o under, asumo que WEICHAFE es una de mis bandas favoritas de todos los tiempos, entre otras cosas, por el limitado reconocimiento que obtuvieron dentro de nuestras propias fronteras, condición que los convierte en "vacas sagradas" de unos pocos. Artífices de una música GENIAL en el más amplio de los sentidos, jamás logaron despuntar de la escena independiente, muy a pesar del soporte prestado por las grandes emisoras del rock nacional como Radio Futuro y Rockaxis de la era Lewin (el más fan entre los fans), de su notoriedad evidente en los circuitos de la nueva música y del nuevo rock y de su llegada transversal tanto a amantes del rock clásico, como del metal y de los sonidos alternativos.

Aquella curiosa mezcla entre metal sabático, mística zeppeliana, psicodelia, folklore y matices de introspección, pesimismo, desesperanza y esquizofrenia, hicieron de Weichafe una banda -a todas luces- sin par. Dignos del formulismo: "grunge", con que los rotuló alguna vez el propio Alfredo Lewin. Una fórmula que devino de la gloriosa unión entre Angelo Pierattini (ex-Bambú), compositor y cantautor "de tomo y lomo", gran amante de The Beatles y de la poesía sónica de Bob Dylan, Tom Waits o Tom Petty, como así mismo del enérgico rock de Soundgarden y Nirvana, conexión que hacía posíble la gran sinergia con el bajista Marcelo Da Venezia (TronN), metalero del grupo, encargado de poner un toque gutural de death metal y riffs aguerridos y disonantes a todo el menjunje psicodélico y hard rockero articulado por las atmósferas guitarreras de Pierattini. Completaba el combo un batero de lujo: Mauricio "El Negro" Hidalgo, dueño de un toque duro y eficáz.

La sumatoria de todo lo anterior hizo de WEICHAFE una banda colmada de elementos clásicos, como así mismo atemporales. Sus cuatro discos de estudio: Tierra Oscura del Sol (2000), Homónimo (2002), Pena de Tí (2004) y Harto de Todo (2006) pueden comprenderse como una evolución desde lo netamente sabático-setentero y psicodélico a un rock también bastante "retro" pero que a la par del hard rock, hacía también justicia a otras mencionadas influencias nacionales como Los Tres y Mandrácula, además claro está de conjuntos de la vieja guardia del grunge y de The Beatles. El primero y el último -pese a que se distancian radicalmente en la propuesta- son en mi opinión los dos mejores discos de la banda, cultivando el estílo Weichafe hasta el último matiz, siendo Tierra Oscura del Sol un amalgama de psicodelia y caos, donde las letras a primera impresión no dicen nada, pero de las que es posíble rescatar con el tiempo miles de significados y Harto de Todo, un disco "alegremente pesimista", con un mensaje directo que contempla de manera sarcástica los vicios y miserias de la existencia moderna.

Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive