lunes, 9 de enero de 2012

RETROspectiva: Alice In Chains - "God Smack" (1992)




Cuando a principio de los '90 comenzó a gestionarse mediática y comercialmente la etiqueta del grunge, a muy pocos entendidos cabió duda de que esta música de "alternativa" bien poco tenía. Y es que la elite misma del género son en verdad grupos de metal, hard rock, punk, post-punk, indie o una mescolanza de todo lo anterior. De modo que artífices como Screaming Trees, Mother Love Bone y Pearl Jam podían ser definidos perfectamente como una cruza entre la mística de Zeppelin con la composición intimista de Neil Young y una remembranza escénica de Jim Morrison, en la figura de los respectivos frontman, Nirvana como una réplica actualizada de Black Flag (entre la furia del hardcore y los riffs post-Sabbath), Mudhoney y Green River como punkys trasnochados y míticos grupos como TAD, Paw, Soundgarden, Gruntruck, Skin Yard o los tratados Alice In Chains, eran grandes revivalistas del legado de Black Sabbath, una retrospetiva al proto-metal psicodélico y oscuro de los años '70.

De hecho, la historia de AIC comienza en plena época del glam-metal, y no precisamente en las filas de la disidencia musical, sino entre los sectarios. Cabe destacar que algunas de las influencias más tempranas de los de Seattle, fueron grupos como Heart, Van Halen, KISS y AC/DC, a las que con el tiempo sumarían otras más under del circuito local (particularmente The Melvins) al punto de forjar un sonido renovador, que si bien se desprende de la corriente principal del metal/hard rock, asimila la identidad y discurso post-punk, a la vez que junto con Nirvana y Soundgarden engrosa la lista de grupos que vienen a a revolucionar la escena norteamericana de comienzos de los '90, imponiendo el "lifestyle" y la lúgubre contracultura de Seattle y del circuito musical de Washington a la decadencia parafernálica de Los Ángeles y Nueva York, que comandaron durante dos décadas la metafísica musical del rock americano y mundial.

Me sumo a la opinión del difunto bajista Mike Starr, respecto a que la historia de Alice In Chains quedó concluída con la muerte de Layne Staley (2002), su súbita reunión a comienzos del 2005 y la salida de una cuarta placa en el 2009, no obedecen realmente a la historia, el contexto y la magia que dan contenido a la música de AIC y suponer lo contrario es tan absurdo como intentar reformar a Nirvana sin Kurt Cobain. El verdadero legado continuará depositado en los tres primeros discos de estudio: Facelift (1990), Dirt (1992) y Alice In Chains (1995), siendo en mi opinión el segundo, el mejor registro de la banda, con grandes clásicos como "Down In A Hole", "Them Bones", "Rooster", "Angry Chair" y "Would?", referencias nostálgicas de una época gloriosa para la música dura y el mal llamado rock alternativo. Tema menos publicitado de aquel disco -aunque no menos importante- es el noveno track: "God Smack", que destacamos en esta RETROspectiva por ser el que curiosamente utilizó de inspiración Sully Erna para dar nombre a su célebre banda.

Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive