miércoles, 21 de noviembre de 2007

Nostalgia por los 13

No soy viejo, pero 10 años maravillosos de mi vida ya quedaron bien atrás en un abrir y cerrar de ojos. A estas alturas, los treinta amenazan con llegar más rápido de lo pensado, los veo asechándome a la vuelta de la esquina y temo que se vengan volando.

Tengo miedo, sí, tengo miedo de sepultar por siempre mis trece, la etápa más feliz de toda mi vida. A los 13 yo no era nada, sólo un pendejo enamorado al que le gustaba jugar Play 1, que estaba adquiriendo experiencia, soñaba con las minas que le gustaban, jugaba a la pelota dia por medio con los compipas (cosa que hoy no hago hace varios años) y que pensaba que Queen, Nirvana y Pink Floyd eran lo máximo (las únicas bandas que conocía). Ese era yo a los 13, la base de lo que soy hoy.

Entre los 13 y los 14 un cambio radical, ya no fui más el niñito enamoradizo, ingenuo y lleno de buenas intenciones. Sumé fracasos y rebeldías a mi vida, de los que a veces pienso que no obtuve nada bueno, pero que claramente me dieron mucho, me enseñaron a crecer, a perder la ingenuidad y a vivir realmente. Claramente por esos años yo me hice metalero, lo que no es ningún logro, es sólo lo que escucho, no lo que me define como persona, es sólo música, no me cambió la vida y lo que realmente me importa hoy es ¿dónde quedaron mis amigos de entónces?, ¿que más me dejo ese pasado además de la música que escucho y las nostalgias que arrastro?, la respuesta es muy simple: NO QUEDÓ NADA.

Dicen que la vida es un soplo, que termina tan rápido como comienza, que la felicidad es a la amargura y la tristeza como la pulga al perro, pero que esos pequeños destellos de felicidad hay que saber aprovecharlos y extenderlos lo más que se pueda, yo lamentablemente ya no puedo extender más mis 13 años, ya soy hace rato un fuckin' adulto, las responsabilidades me acogotan, me aterra ya no tener tiempo para cometer errores. Como todo el mundo yo vivo de caer y aprender, para luego volver a caer y aprender de nuevo, pero llega una edad en la que este tipo de errores ya no se te permite tanto (o nada) y en que tienes que ser más parecido a una máquina que a un ser humano, viéndolo así yo a mis trece nunca pensé que el mundo fuera tan mal cosa.

Mi vida actual no me gusta menos, por el contrario: he conseguido una paz y estabilidad nunca ántes lograda que inclúso me sorprende, en especial porque siempre viví en desorden, de improvisar más que de pautearme, pero eso hoy no me sirve, y lo que me sirve para prosperar me aburre. Temo comenzar a vivir una vida plana, saber que el próximo paso es casarme, tener hijos y envejecer detrás de un escritorio envenenado por cahuines de vieja para romper con la monotonía y el letargo de la pega. Parafraséando a Pink Floyd, no quiero convertirme en otro "ladrillo en la pared" de los muros grises de la triste sociedad y bajo un entorno que te presiona y no da posibilidades de escapar.

Yo a los 13, de haber imaginado que el mundo fuera tan, pero tan poco interesante, hubiera tomado el doble, hubiera carreteado el triple y tirado cuatro veces más, pero la idea de que estaba haciendo mal las cosas, así como la tonta esperanza de que "el día de mañana va a ser mejor", me limitó para los años que fueron llegando. A los 13 yo no tenía límites, a los 14, 15 y 16 conocí la decepción, el desamor, la tristeza y por ende me hice más dark y metalero que nunca, por sentimientos de rabia, pena, frustración y autocompadecencia y no de posero ni mucho menos por moda.

Cada vez que ha vuelto a despertar en mi la "chispa" de mi compleja preadolescencia, me transformo y vuelvo a ser el que realmente me gusta ser, quizás más ingenuo, quizás más esperanzado de no se qué y con mucha autoconfianza. Lamentablemente esos son sólo destellos de nostalgia y de estupidéz (casi orgásmicos), que me invaden de vez en cuando al escuchar un buen discazo clásico de mis primeras adquisiciones: Slayer, Accept, Van Halen, Queen, Deep Purple, Guns N' Roses, Kiss, Metallica, Ozzy, etc., o por otro lado el infaltable carrete prendido con sus chelas, piscolas y viejos amigos con los cuales vacilar y recordar viejos tiempos, sacando a colación las jugoseadas de los amigos más borrachos o de uno mismo.

Al rato me miro al espejo y de golpe vuelvo a la realidad - muy atrás quedaron los viejos tiempos y reflexiono que ya no puedo ser tan irresponsable como ántes, porque contradictoriamente eso no me va a llevar a nada, no me va a dar la felicidad, la maldita prosperidad y bla bla bla. A estas alturas ya me dan ganas de decir: "chúpenlo" (sin ofender), yo sin pensar en lo que tengo que hacer mañana o pasado o pasado de pasado mañana, logro sólo asi ser realmente feliz.

Quisiera romper la incesante marcha hacia el abismo de la muerte, nacer de nuevo y vivir una vez más la vida a todo dar, irresponsablemente y sin pensar en la impresión buena o mala que le pueda dar a x weón o weones, lamentablemente sé que así no puede ser, que no soy el Negro Piñera, ni Miguelo, ni el Huevo Fuenzalida, ni el Bato (gran personaje de estos lados y borracho de la ctm), sólo soy un simple mortal con ganas de volver a mis felices 13 años, un veinteañero que va seguir tomando hasta borrarse muchas, pero muchas veces más (lo prometo), tratando de romper siempre con la monotonía en su vida, por mucho que no lo logre y aunque de golpe tenga que volver a la triste y cruel realidad. Si a esto le llaman falta de maduréz, me importa una reverenda raja.

2 comentarios:

metalgirl dijo...

Yo a mis 39, me siento más joven y viva que a los 13, hoy me veo en retrospectiva, tire mi vida a la basura por 20 años, el tiempo no se recupera, pero aun asi cai al fondo solo para levantarme con mas fuerza. Me haces falta, te extraño, eres mi amigo entrañable,añoro nuestras horas interminables de filosofar, un alma casi identica a la mia, ese eres tu,TQM tu amiga del alma

stoneresk dijo...

Tienes toda la razón Nancy, es que en el momento de escribir este post yo estaba pa' que más tostao. Pienso que no es ninguna solución mirar hacia atrás y pensar que todo tiempo pasado fue mejor, menos cuando queda mil vida por delante y no importa que edad se tenga porque si se quiere todos los días se puede empezar de nuevo, sacarte las malas vibras, pensar positivo (cliché) y en buen chileno "echarle pa'elante".

Eres una gran persona amiga, mereces lo mejor, suertes y ten por seguro que también TQM.

Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive