lunes, 19 de marzo de 2012

RETROspectiva: Rush - "The Necromancer" (1975)



La búsqueda de un sonido propio entre las innovaciones de Led Zeppelin y las de Black Sabbath, fue la génesis de todo el metal clásico y lo que se percibe claramente al escuchar discos tan emblemáticos como el Rocka Rolla de Judas Priest (1974), Never Turn Your Back on a Friend de Budgie (1973), Fly to the Rainbow de Scorpions (1974) o el homónimo de Queen (1971). Rush, el power trío más célebre de la gélida Canadá, tampoco escapó a esa vieja y mágica fórmula, aunque a diferencia de sus contemporáneos (con salvedad de grupos como Queen, Uriah Heep y Triumph) la suya llegaría a ser una apuesta mucho más compleja y ecléctica, igual de fiduciaria del hard rock que de la veta más arty/prog, ligada a sus también influencias: Pink Floyd, Genesis, King Crimson, Camel y Procol Harum.

Cuatro décadas de trayectoria, casi una veintena de discos de estudio, la mejor puesta en escena de la historia y un perfecto equilibrio entre potencia, innovación y complejidad, son sin lugar a dudas los elementos que definen la superioridad de Rush, acrecentando el mito el hecho de que sólo se trate de tres músicos, que prodigan igual o más espectáculo que una orquesta de 33. Geddy Lee (voz, bajo, guitarra acústica y teclados/sintetizador), Alex Lifeson (guitarra eléctrica, banjo y otros múltiples instrumentos de cuerda) y Neil Peart (batería y percusión) son los tres pilares que dan atmósfera, vida y contenido a la música de Rush, un estílo que no se define simplemente por sus sonidos; la historia de los músicos, su misticismo, visiones políticas y demás, se transmutan todas en un liado arte de imágenes y colores, donde el interés por la ciencia ficción, el libertarianismo randiano (tendencia filosófica de Neil Peart) y hasta una interpretación secular de la Torah (por parte de Geddy Lee, hijo de inmigrantes judíos) calzan perfectamente en la vanguardia progresiva y se entienden bien con los extensos pasajes de teclado, los solos de batería y guitarra, la arremetida metálica y los jam jazzísticos.

Desde un principio, las intrincadas estructuras de sus canciones, le negaron acceso al mainstream y la posibilidad de consolidarse en las radios, dado que no estaba en ellos amoldarse al formato convencional de tres o cuatro minutos, sin embargo, esto no fue impedimento para que los buenos amantes de la música les reconocieran, demandaran sus discos al nivel de cualquier superventas y Rush se fueran posicionando en la historia del rock como el más virtuoso power trío y un antecedente del llamado metal progresivo, haciendo extensiva su influencia en las siguientes generaciones, a grupos tan variados como Queensrÿche, Crimson Glory, Dream Theater, Fates Warning y Primus. Su discografía, del todo escencial, es a mi parecer más llamativa en los inicios, cuando la búsqueda de identidad apenas comenzaba, es la razón por la que en esta RETROspectiva rescato a "The Necormancer", uno de los mejores tracks del álbum Caress Of Steel y unión de tres interesantes canciones que condensan los finos arreglos progresivos con el más desatado heavy metal de la época.

Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive