martes, 16 de diciembre de 2014

La gira que consagró a Thin Lizzy en Norteamérica


1977 fue un año glorioso para la música rock, aquel año el punk se pegaría "el gran salto" desde la pequeña escena CBGB en Nueva York (Ramones, Patti Smith, Blondie, Dead Boys, Television...) al Lóndres suburbano, que liderará el nuevo movimiento. Pink Floyd estrenan The Wall, los AC/DC de Bon Scott ensordecen al mundo con Let There Be Rock, por aquellos años el disco de hard rock más agresivo y velóz que se haya escuchado y el gran David Bowie preparaba el camino para Heroes, tal vez el mejor álbum de su prolongada carrera.

Los conjuntos británicos siguen eclipsando Norteamérica, y dos de los mejores representantes de la época: Queen y Thin Lizzy deciden unir fuerzas, aventurandose en una exitosa gira por los Estados Unidos y Canadá. Fue la primera y única vez que estos dos monstruos del hard rock hicieron coincidir sus destinos y el registro se encuentra inmortalizado en una serie de afiches y tickets, además de unas cuantas fotografías donde aparece el buen Phil compartiendo momentos junto a Freddie Mercury, Brian May y Roger Taylor.


La génesis de aquella gira, acontece el año anterior en el ya extinto Advision Studios de Lóndres, donde curiosamente Queen y Thin Lizzy se encontraban grabando material para sus últimas perlas: A Day at The Races y Johnny The Fox, respectivamente. Brian May y Roger Taylor tuvieron allí una primera audiencia con Phil Lynott y Scott Gorham, se demuestran consideración mutua, comparten ideas y surge la idea de realizar una gira conjunta, idea que se materializa al año siguiente.

El combo Queen-Lizzy arribó a Norteamérica en febrero del '77 y extiende su gira hasta marzo. Por aquel entónces Queen ya estaban en el peak de popularidad tanto en Europa como en Estados Unidos/Canadá y el resto del mundo, se les comparaba con Led Zeppelin, "Bohemian Rhapsody" aún estaba fresco en la memoria de todo el mundo y gran parte de su material clásico de los '70 estaba ya cocido. Thin Lizzy en cambio, mantenían una fama más discreta, iniciada cuatro años antes tras su versión hendrixiana del folklórico "Whiskey In The Jar", también habían pegado fuerte en América joyas como "The Rocker", "Still In Love With You", "Rosalie" (original del estadounidense Bob Seger) y -por entónces- dos nuevos temazos: "Jailbreak" y "The Boys Are Back In Town", prometían convertirse en clásicos.


No cabe duda de que aquella fue una gira soñada, en lo personal: mis dos bandas favoritas compartiendo escena y decibeles. Cuán increible debió haber sido presenciar en una misma noche los orgásmicos solos de Gary Moore y Scott Gorham, por parte de Thin Lizzy y los -igualmente- estruendos y armónicos de Brian May por Queen, la incombustible energía de Freddie Mercury y la poderosa actitud de Phil Lynott o a unos jovensísimos Roger Taylor y Brian Downey dándole con todo a los tarros.

Consumada la conquista de América, Thin Lizzy emprenden en el '78 su popular gira Live And Dangerous con AC/DC de invitados estelares en algunas fechas y en el '79 se presentan en festivales americanos junto a Nazareth y UFO, aclamadas presentaciones que germinaron -de costa a costa en los EE.UU.- una pandemia de heavy metal. Se comenta que en el curso de la gira con Queen, Lynott propuso a Brian May grabar pistas de guitarra para su álbum solista, idea que lamentablemente jamás llegó a concretarse.

Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive