martes, 13 de abril de 2010

El postmodernismo en el rock

POSTMODERNISMO: Ontología que supone que la modernidad en todo orden de cosas (arte, música, filosofía, sociedad, política y demases) se esfumó de nuestro tiempo, dando paso a una era de "remakes" (según Francis Fukuyama) o simulacros (según Jean Baudrillard), constituídos por elementos ya conocidos y por ende "poco originales y sorpresivos".
.
ROCK 'N' ROLL: Género musical diverso y de representación universal, nació en los albores de los años cincuenta y ha evolucionado hasta la actualidad transformándose en el tipo de música más popular del siglo XX junto al jazz y el blues (géneros hermanados). Ostenta factores que van de lo subversivo a la mera musicalidad.
.
Se han hecho bastante común aquellas sentencias de "el rock está muerto" o "el rock actual es una mierda", justificadas a mi parecer en buena cantidad de casos, sin embargo, no hay que perder de vista que lo mismo se viene diciendo desde hace varias décadas. Sin ir más lejos, recuerdo haber leído entrevistas a John Lord (tecladista de Deep Purple) hablando pestes del rock de los noventa, lo mismo que David Gilmour de Pink Floyd respecto al de los ochenta o más recientemente el gran Paul Stanley refiriéndose de la misma forma a este género (si se le puede llamar tal) en la actualidad.
.
Para algunos el rock vino a morir en los noventa, de la mano del brote alternativo, otros suponen en cambio que sobrevino ahí su renacimiento en subgéneros como el grunge (me sumo) y/o el britpop al otro lado del charco. Otros más fundamentalistas sostienen que el último ostento genialidad la aportó el punk rock a fines de los años setenta y que su ocaso trajo aparejada la muerte definitiva del rock 'n' roll, al perderse su sentido subersivo.
.
Lo cierto es que "nada nuevo hay bajo el sol" tal como sentenció alguna vez y con toda razón la folklorista Margot Loyola, frente a los sesgados discursos vanguardistas en la música. El rock nunca fué un estílo original, es el postmodernismo personificado en la música, un género híbrido que se movió hacia todas partes, porque la verdad si el rock no está muerto, es porque nunca existió, es simplemente un constructo, una palabra vacía, un simbolismo de acomodo para los medios musicales y para sus abanderados.
.
De esta manera, por ejemplo, la compleja música de Yngwie Malmsteen tiene mucho más que ver con el virtuosismo de Paganini (violinista barroco del siglo XVIII) que con los tradicionales acordes rockeros de George Harrison, o la entrenada voz de Tarja Turunen le debe más a la música docta que a la escuela de féminas como Deborah Harry. Es lo mismo que ha expuesto hasta el cansancio Jorge González de Los Prisioneros, burlándose en la cara de quienes se precipitan a llamarlo "el padre del rock chileno", cuando a lo largo de su carrera artística escapó a toda prisa del odioso rótulo, abrazando generos tan dispares como el punk, el pop, la música romántica, la cumbia (en su disco solista) y hoy por hoy la electrónica.
.
El metal se debe al blues, el hardcore al punk, el punk al rockabilly, el rockabilly al blues rítmico, el rock progresivo a la psicodelia, la psicodelia al blues y al jazz, el bluez y el jazz a la música afroamericana, y la música afroamericana corresponde a los mismos ritmos sincopatizados que se vienen escuchando desde que existe la música: definitivamente "nada nuevo bajo el sol". No es que el rock haya entrado de repente en la postmodernidad, el rock es de por sí música postmoderna. Por lo tanto frente a la común denuncia de que el rock contemporáneo perdió los estribos y que cuanta mezcla existe actualmente no avanza hacia ningún horizonte claro, yo respondo "a Dios gracias".
.
Ojalá existieran en el futuro muchas más bandas como Faith No More que AC/DC, no dispuestas a encasillarse en ningún genero particular, oscilando siempre en el peligro de meter la pata en un próximo disco o crear algo completamente superlativo. Ojalá más bien continúen coexistiendo ambas dimensiones, que los sectarios continúen fieles a sus principios musicales (nacidos de la impureza) y los experimentalistas sigan disconformes buscando la formula perfecta, jugando con los equilibrios y matices. Pues tal como sostuvo un gran bloguero por ahí "De todo hay en la viña del señor".
.
Stolen Babies, uno de los conjuntos más extravagantes y seductores del último tiempo, cuadrados en el llamado "postmodern metal", fusión distinguida de múltiples estílos como el death metal, rock progresivo, cabaret, alt rock, sinth pop y punk. Metal Hammer los definió como: "Mr. Bungle meets Liza Minelli, Oingo Boingo & Frank Zappa".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

el rock nunca va a morir por que el rock se vuelve a construir de las cenizas constantemente. saludos y buen post. gIgIoo.

stoneresk dijo...

Yo tb creo que de eso se trata esta música, de desgaste y reinvención intermitente. Muy buena acotación, salu2

Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive