lunes, 30 de julio de 2012

RETROspectiva: Faster Pussycat - "City Has No Heart" (1987)

 

Cuando era niño (a fines de los años '80), tenía la convicción de que el heavy metal se trataba de un montón de tipos desquiciados y muy drogados, que vestían estrafalariamente con pilchas de mujer, usaban hombreras, se teñían el cabello (que usualmente era largo y aleonado), se pintaban los labios y hacían locuras incomprensibles a mi mente pueril, como era lanzar orina al público en plena función y otras que bordeaban lo satánico, como descogotar gallinas con los dientes. Naturalmente, mi pobre percepción del metal a la edad de cinco o seis años, estuvo harto condicionada por el glam metal y el mito de artistas como Twisted Sister, KISS, Lizzy Borden, Ratt o el mismísimo Ozzy Osbourne, quienes hoy en día parecen de la prehistoria. Lo que hace veinte años choqueaba a gentes conservadoras y gatillaba el miedo de los niños, hoy es objeto de un culto nostálgico y museificado del que los angelinos Faster Pussycat encarnan todos los clichés.

La banda, formada en los albores de 1986 por el excéntrico vocalista Taime Downe, los guitarristas Greg Steele y Brent Muscat, el bajista Kelly Nickels (remplazado al cabo de unos meses por Eric Stacy) y el batero Mark Michals, se inclinó desde un principio por un rock pomposo, sexual y agresivo, mezcla de glam, punk, metal y blues, combinación a la que años más tarde se dio el nombre de sleaze. Las influencias de los Pussycat, abarcaban desde bandas míticas del rock duro (Led Zeppelin, Rolling Stones y Aerosmith) a grupos pioneros del punk (The Ramones, Sex Pistols, New York Dolls) y estándares internacionales del glam como Hanoi Rocks, Mott The Hoople y Slade. Al año siguiente de su formación, debutan con el homónimo Faster Pussycat, que pese a ser ensombrecido por el vital Appetite For Destruction de Guns N' Roses (una banda de estilo muy similar), tuvo bastante éxito y logró instalar el clásico "Bathroom Wall" en las primeras listas de MTV y de los charts norteamericanos. En 1989 lanzan un segundo álbum titulado Wake Me When It's Over en medio de un escándalo protagonizado por el batería Mark Michals, quien fuera sorprendido con posesión de heroína y expulsado posteriormente por presiones del sello.

Tres años más tarde, en 1992, Faster Pussycat ponen en circulación un nuevo disco titulado Whipped!, pero a esas alturas algo ha cambiado inconmesurablemente en la escena musical nortamericana, engrosando el conjunto la lista (liderada por Guns N' Roses y Michael Jackson) de artistas despreciados por la Generación X de comienzos de los '90 y tras una campaña de publicidad fracasada para el disco, deciden separarse. El nuevo milenio traerá de vuelta a Faster Pussycat, pero en una versión de rock industrial, liderada por el frontman Taime Downe en compañía de otros mercenarios: una banda que continúa alardeando de excesos, ambigüedades y pornografía, con una fama bastante más reducida que en los '80 y varios números menos grafiteados en el muro del toilette de las orgías rockeras.

Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive