lunes, 12 de diciembre de 2011

RETROspectiva: ALMAFUERTE - "Zamba de Resurrección" (1995)




A la pregunta de ¿cuál es la banda más trascendente del metal argentino?, pocos dudarán en mencionar a Rata Blanca como máximos popes, algunos dirán que fue Riff, la primera gran tribuna del excelso Pappo Napolitano y los menos se decantarán por grupos como Hermética, A.N.I.M.A.L., V8 o ALMAFUERTE, quienes en mi opinión son por lejos la mejor encarnación del metal sudamericano (sacándose de encima la ilusión de Sepultura), liderados por Ricardo Iorio, un poeta urbano y rebelde existencial que en su discurso y actuar, aglutina buena parte del sentimiento popular argentino: aguante del "descamisado" moderno y de los segregados de siempre, aquellos que se saben ciudadanos de un país ultrajado por la clase dominante.

La descripción anterior define mucho mejor lo que es en esencia ALMAFUERTE que cuadrarlos sin más bajo el rótulo de heavy metal (no son ni nunca fueron una banda más), y de hecho las letras de sus canciones son tan heavys como la propia música, apartándose felizmente de toda la maraña de fábulas y clichés sobre hadas, magos, encantos y dragones que mejor calzan en perfiles superficiales. ALMAFUERTE es condensación de un sentir folclórico y la herencia thrashera de Hermética y V8, las anteriores bandas por las que pasó Iorio en su posición de bajista. Formados en Buenos Aires el año '95: Ricardo Iorio (bajo/voz), el virtuoso Claudio Marciello (guitarras) y Claudio Cardiacci (batería) constituyeron desde el principio un power trío de lujo. Con el paso de los años se alternarían otros dos baterístas, hasta la llegada de Bin Valencia en el nuevo milenio y la de un cuarto miembro: el bajista Beto Ceriotti, momento en el que Iorio decide abandonar las cuatro cuerdas para dedicarse de lleno al canto.

De su primera placa: Mundo Guanáco (1995), rescatamos para esta RETROspectiva la mítica "Zamba de Resurrección", un tributo a las grandes influencias (no rockeras) de la banda: los cantores de la Argentina profunda como José Larralde y Rubén Patagonia que describen las luchas, tristezas, nostalgia e inequidades de la sociedad argentina, tan connaturales a las de toda Sudamérica. Cinco discos de estudio más tarde -y varios registros en vivo- ALMAFUERTE son unos fortalecidos de la escena trasandina, clamados por una fiel fanaticada que encuentra en Iorio a un interlocutor frontal y transparente que representa el sentir (y despojo) criollo y no tiene reparos en manifestar lo que piensa, ganándose en más de una ocasión desaprobaciones y censuras. Un sujeto tan poco pretencioso que se ha definido así mismo como "Perro Cristiano" y "Pobre Infelíz" y que pese a la prematura muerte de su mujer y otros tantos sufrimientos que ha sorteado en la vida, sigue en pie, personificando la lucha diaria del argentino tipo.

Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive