lunes, 16 de mayo de 2011

Discos memorables: Blue Cheer - Outsideinside (1968)

Discográfica: Philips Records
Lanzamiento: Agosto de 1968
LineUp: . Dickie Paterson (Voz/bajo)
................ Leigh Stephens (Guitarra)
................ Paul Whaley (Batería)


TRACKLIST

1. "Feathers from Your Tree"
2. "Sun Cycle"
3. "Just a Little Bit"
4. "Gypsy Ball"
5. "Come and Get It"
6. "Satisfaction"
7. "The Hunter"
8. "Magnolia Caboose Babyfinger"
9. "Babylon"


Quienes veneramos los patrones más duros del rock, tenemos mucho que agradecer a Blue Cheer, una banda que no sólo se aventuró en ir varios pasos más adelante que sus contemporáneos en cuanto a energía y ruido, inyectaron también una actitud renovadora de la que posteriormente se harían eco grupos como Iron Butterfly, Sir Lord Baltimore, The Wicked Lady, Truth And Janey y los propios Black Sabbath, todos fundadores de un nuevo sonido, la revolución heavy del rock que en la siguiente década forjó el espíritu del metal.

Desde luego, su potencia instrumental y formulación como power trío, le debe también lo suyo al sonido amplificado y titánico del blues-rock, precursado por Cream y The Jimi Hendrix Experience, aunque los de San Francisco, se internaron en un terreno mucho más radical: más oscuro, distorsionado y drogado. Sin ir más lejos el nombre Blue Cheer lo adoptaron de la variedad más potente del alucinógeno LSD, droga sintética preferida por un quintil radical de los hippies a fines de los años '60.

Resultante de este amalgama de drogas duras, ruidosa música e inarmónicos riffs, los dos primeros albumes de la banda, lanzados el mismo año: Vincebus Eruptum (enero del 68) y Outsideinside (agosto), se constituyen en tremendos clásicos del rock, aunque el reconocimiento de su innovación y trascendencia, no fue inmediato y llegó varios años después, cuando el hard rock/metal logró asentarse y encontrar los espacios suficientes en la música.

En un principio la propuesta radical de Blue Cheer, al igual que la de grupos como MC5 y The Stooges, no fue bien receptada por el público masivo, pero sí entre gustos más vanguardistas y gente aburrida de la repetitiva escena hippie, que por años se dio vuelta sobre lo mismo: música ligera, sonidos folk, canción protesta, flores, amor y paz, consigna que llegado un momento se hizo insostenible y fatigosa, por su alta carga de cinismo y evidente mercantilismo ideológico. El surgimiento de bandas como The Doors, Velvet Underground, MC5 y los propios Blue Cheer, representa un evidente quiebre con la época y con los patrones más inocuos del rock y del pop, digeridos y multiplicados hasta decir basta por la maquinaria comercial.

Al poco andar, la falta de expectativas para la música dura, generó que Blue Cheer se desviaran de la ruta antes trazada y que llegados los '70 abandonaran incluso la constitución de power trío ruidoso, sumando nuevos integrantes y amoldándose a los tópicos de la industria, no mucho después, desterrararían también la fórmula de proto-metal o stoner rock que habían innovado en Vincebus Eruptum y Oustideinside, por abrazar un más amable y "radiable" rock clásico, mezcla de matices blueseros, post-psicodélicos y música country. Tal transgresión de identidad se vió reflejada de manera muy particular en los discos The Human Being (1970) y Oh Pleasant Hope (1971) y a la larga tuvo como consecuencia la dispersión de los miembros originales, con salvedad del bajista/vocalista Dickie Peterson.

El tr
anscurso de los '70, vino aparejado de estancamiento y de un frenón compositivo que terminó por disolver cada una de las improvisadas formaciones del Blue Cheer setentero. En 1983 Dickie Peterson decide reformar el power trío con su propuesta de rock pesado original, junto al batero fundador Paul Whaley y el nuevo guitarrista Tony Rainier.

La resurrección de Blue Cheer se vio reflejada en el
disco The Beast Is Back (1984), que reversionó en un sonido mucho más moderno, varios clásicos de los tres primeros álbumes. Curiosamente, desde mediados de los '80 y buena parte de los '90, nuevos grupos convergen en mencionar a Blue Cheer como gran referente: Kyuss, Mudhoney, Acrimony y Monster Magnet, son algunas de las nuevas bandas que ayudaron a revalorar la música de estos popes, bajo la cuña de etiquetas como stoner rock, doom metal y grunge, las cuales en realidad son sólo una especie de revival.

Outsideinside, el disco que nos congrega en este post, es un verdadero "diamante en bruto" del rock pesado, un LP que converge elementos de una era musical en tránsito, desde las zarpadas aletargantes de Jimi Hendrix a la desatada enajenación de Black Sabbath. Ya en el primer tema nos encontramos con una rarífica combinación de psicodelia + duros y disonantes riffs, además de un sólido ritmo de batería que destaca a lo largo de todo el disco. El lento y fumado ritmo bluesy de "Sun Cycle" y "Gipsy Ball", contrastado con poderosos riffs de bajo/guitarra, alumbra la evidente influencia que Blue Cheer ejerció sobre Black Sabbath. Más agresivo y pesado aún, "Just a Little Bit" se empina como mi tema favorito del disco, pues pese a lo rudimentario: ¡esto es el metal!, lo mismo ocurre con "Come and Get It".

"Satisfaction", el tremendo cover de los Stones, conserva fielmente la base rítmica de la canción original, aunque le suma un elemento mucho más pesado, además de extendidos solos de guitarra y batería. El groove bluesero y los memorables riffs de "The Hunter" se proyectan más sobre las influencias de Cream, posisionandose este como otro de los grandes temas del disco. Por su parte, la rítmica y guitarrera "Magnolia..." es una instrumental muy en la vena de Jimi Hendrix y que podría haber figurado en cualquiera de los discos de The Experience. Cierra el álbum el clásico "Babylon", tema con muchos tarros y ritmos de batería que recuerda en parte a los Grand Funk del On Time.

Como recalqué anteriormente: Outsideinside es más que un simple clásico de rock, es una página completa en la historia de aquella música, los orígenes del metal y la penúltima evolución de la psicodelia y del blues-rock. Blue Cheer no es una banda a la cual el éxito haya hecho justicia, pese a ello son y continúan siendo un inagotable referente en el metal, hard rock, stoner, grunge, neo psicodelia, indie y en otros muchos subgéneros.

Existe la convención de llamar "honestos" a los grupos que sin necesariamente sobrevolar la popularidad, logran imprimir un sello único en la música, trazando un camino a seguir, y en mi opinión Blue Cheer es uno de los grupos más honestos e interesantes sobre el firmamento del rock 'n' roll. Su propuesta no consistió en ser virtuosos, ni grandilocuentes, ni mucho menos en componer melodías contagiosas que escalaran a los primeros puestos del Billboard, a ellos en cambio les movió ser estridentes e indecorosos en una época atestada de harmonía musical y forzado pacifismo.


Choose Your Language

traductor para el blog blogger web

Blog Archive